El hurto es un delito, después de la ultima reforma del código penal Español.

El hurto se recoge, dentro de los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, abarcando los artículos 234 a 236, cuando es considerado delito, y subsidiariamente en el artículo 623 cuando es considerado falta.
En el nuevo código penal, desaparecen las faltas, y por lo tanto se le da una nueva redacción a estos artículos.
La conducta tipificada es la misma, y la pena a imponer también, estando la novedad en las consecuencias de tal conducta.
Hasta ahora al ciudadano se le acusaba de falta de hurto, se le sometía a un juicio de faltas y si resultaba condenado, se le imponía una pena de localización permanente de 4 a 12 días, o multa de 1 a 2 meses, a razón de x euros diarios (teniendo en cuenta sus circunstancias personales, laborales…)
Pero con la reforma ya no será posible, ahora la falta de hurto desaparece y el ciudadano se convierte en acusado de delito leve de hurto y se le impondrá una pena de 1 a 3 meses de multa.
Hasta aquí no parece que cambien demasiado las cosas, si no tenemos en cuenta, claro, que por una falta no quedaban registrados antecedentes penales, y ahora, como es delito, siempre, aunque sea considerado menor, genera antecedentes penales en todos los casos.
¿Qué pasa si lo hurtado ahora por el ciudadano tiene un valor superior a 400 euros o, aún siendo menor, encaja en alguna de las circunstancias del artículo 235?
Pues que se convierte en acusado de delito grave de hurto, y tras la vista correspondiente, podrá ser condenado a una pena de prisión que va de 1 a 3 años.

Deja un comentario